Páginas

miércoles, 11 de julio de 2012

Fernando Moragues, un espeleólogo en la sombra

Fernando Moragues
1856-1931

Tenía sólo 24 años cuando participó en su primera campaña científica. Pero desde entonces, su nombre quedaría ligado a la Historia de la espeleología en Mallorca. Entomólogo aficionado e hijo de los propietarios de las Cuevas del Drach, Fernando Moragues trascendería pronto el ámbito local para relacionarse con investigadores internacionales de la talla de Martel (ver entrada), Kobelt o Racovitza (ver entrada). Nació en Palma en 1856, hijo de José Ignacio Moragues Mata, primer inspector provincial de Baleares tras la reforma de las Escuelas Normales de 1849.

Fernando Moragues y de Manzanos sería el único de sus ocho hermanos que no seguiría la carrera militar. Pese a que su padre había llegado a ser teniente y caballero de la Real y Militar Orden de San Fernando, él optó por la vida religiosa. Cursó los estudios eclesiásticos en Palma antes de marcharse como misionero a Argentina, donde fundó una parroquia. A su regreso vivió de nuevo en Ciutat hasta trasladarse a la finca de Ses Rotetes en Manacor. Hacía 1880 fue ordenado sacerdote, el mismo año en que se pondría por primera vez de manifiesto el interés científico que sí había heredado de su progenitor.

José Ignacio Moragues se había formado en matemáticas y geografía entre otras materias. Fernando, sin embargo, destacaría como entomólogo aficionado y autodidacta. En parte porquesu progenitor le había inculcado la pasión por coleccionar escarabajos y demás insectos, pero también porque su familia era propietaria de las Cuevas del Drach. Las mismas a las que llegó el alemán Friedrich Will (ver entrada) en ese 1880.

El naturalista aterrizaba con el objetivo de recolectar diversas especies de insectos y atraído por la obra que su compatriota, el botánico Willkomm (ver entrada), había dedicado a Baleares. Siguiendo el rastro de sus colaboradores en la Isla, acabaría por conocer al Archiduque Luis Salvador. El último día de su estancia, en Miramar o Son Moragues -no se sabe bien- conoció a José Ignacio Moragues.

Su invitación a visitar las Cuevas del Drach acabaría por convertirse en una campaña en la que realizó el primer estudio planimétrico de la gruta que el Archiduque publicaría luego en el Die Balearen. La familia Moragues le facilitó todo el material necesario para el proyecto, tanto que el alemán dedicó el mapa a Moragues padre. Aunque no se sabe cuál fue la implicación de Fernando más allá de contactar con Will, sin duda sí impulsó sus estudios.

En 1886 los Anales de la Sociedad Española de Historia Natural recogían la publicación de su primer artículo. En Moluscos de Mallorca Moragues detallaba en latín las descripciones –sólo una inédita, ya que reconoce que las otras tres ya habían sido publicadas con anterioridad– de cuatro nuevas especies terrestres descubiertas por Will Kobelt.


La obra confirmaba también que el mallorquín mantuvo correspondencia e intercambió ejemplares con científicos destacados de toda Europa. Entre ellos, también estaba Joseph Kriechbaumer, un célebre entomólogo alemán cuyo trabajo motivó la publicación en 1894 de Himenópteros nuevos de Mallorca. En 1889 publicaría Coleópteros de Mallorca donde recopilaba 655 especies. Cinco años después añadiría otras 145 en Insectos de Mallorca.

Edouard Martel sería el nuevo nombre destacado en la nómina de colaboraciones de Fernando Moragues. Su fama como espeleólogo hizo que el Archiduque le invitara a visitar Mallorca para investigar sus cavidades. El viaje se produciría en 1896 cuando el francés llegó, también, a las grutas del Drach.

Su guía Louis Armand y el propio Moragues le acompañaron en la expedición armados con un equipo que incluía dos barcos hinchables. Aquella exploración daba carácter científico a las incursiones que el mallorquín había realizado por cuenta propia. Pero también servía para descubrir partes inexploradas y para bautizar el gran lago con el nombre de Martel.

Sin embargo la investigación más relevante en la cueva llegaría en 1904. El barco oceanográfico Roland hacía escala en Porto Cristo (Manacor). El oceanógrafo Odón de Buen (ver entrada) hizo entonces de cicerone a Georges Pruvot y Emil Racovitza. Según cuenta la familia Moragues, la relación con De Buen era más que estrecha durante los veranos que él pasaba en la Isla mientras se hizo cargo del laboratorio oceanográfico de Porto Pi.

Las prospecciones que Moragues –que se incorporaría a la Institución Catalana de Historia Natural poco después de su fundación en 1899– alcanzarían renombre gracias al rumano. Racovitza, Pruvot y el capellán exploraron la cavidad durante tres días en julio de aquel mismo año. La experiencia del primero como biólogo marino le llevó a interesarse por la fauna de los lagos. Colocó trampas en las que cayeron algunos crustáceos. Entre ellos una nueva especie que describiría en 1905 y que bautizaría en honor al mallorquín como Typhlocirolana moraguesi. El hallazgo y la publicación de Essai súr les problèmes bioespéleologiques sentaron las bases de la bioespeleología moderna.

Pero la relación entre Racovitza y Moragues era más que una colaboración. El investigador rumano dio al mallorquín el reconocimiento que hasta entonces no había tenido. Sus notas sobre el isópodo encontrado recogían la información que años atrás había escrito Martel. En ella aparecía el testimonio del mallorquín que aseguraba haber hallado en la cueva un único ejemplar de una "hormiga ciega". Pero el francés nunca lograría encontrarlo. La ciencia le daría luego la razón.

·· ADIÓS A LAS CUEVAS

El 17 de junio de 1922 Joan Servera y su esposa Ángela Amor Nadal compraron a la familia Moragues el terreno conocido como Es Tancat de Sa Torre en Porto Cristo donde se localizaban las cuevas del Drach. Mantener las cuevas, que aún no se habían convertido en el filón turístico actual, resultaba demasiado caro. Tras la muerte de José Ignacio Moragues, los problemas por la herencia y la división del terreno en parcelas acabaron por llevar a la venta de la gruta por unas 100.000 pesetas. Sólo siete años después de adquirirlas, sus nuevos propietarios instalaban la iluminación en ellas.

De los trabajos de Fernando Moragues quedan hoy huellas en la donación que en 1906 realizó al museo de Historia Natural del Seminario Conciliar de Sant Pere de Palma. Se trataba de una colección de 986 especies clasificadas en hemípteros y una colección de 500 especies de coleópteros y algunos moluscos. En total sumaban 2.725 ejemplares.

·· FOTÓGRAFO Y ARTISTA

Junto a su faceta científica, Fernando Moragues destacó como fotógrafo y retratista. Sus instantáneas van desde 1885 a 1928, centrándose en el primer tercio del siglo XX. cámara se convirtió en testimonio de una Mallorca que cambiaba con la entrada del nuevo siglo.

Su herencia fotográfica son más de 3.000 clichés y placas de vidrio que conserva su familia. Fernando Moragues y de Manzanos, retratista del camp mallorquí Fotografies de Pollença dels anys vint son las dos publicaciones que hasta ahora han recogido parte del archivo rescatado.

Caza, peces -sobre los que realizó un estudio de las especies que vivían en el Mediterráneo-, marinas, naturalezas muertas o possessions son algunas de las materias que abarcan sus imágenes. Existe también un amplio apartado de retratos tanto del propio Fernando como de familiares cercanos, pero también de personajes reconocidos como Santiago Rusiñol o la Reina María Cristina.

Pese a que se conservan pocos datos de su vida, existe una colección de instantáneas que podría cubrir algunas lagunas. Se trata de la dedicada a viajes en los que aparecen escenas no sólo de Argentina sino también de Valencia, Pontevedra, Cataluña, Tenerife, Las Palmas, Málaga e incluso Brasil.


Baleópolis nº164   10-07-2012


Fuentes

MADER, Brigitta. Apuntes del viaje a Baleares. El entomólogo Friedrich Will y el Archiduque Luis Salvador

GINÉS, Ángel & GINÉS, Joaquín. Eogenetic karst, glacioeustatic cave pools and anchialine environments on Mallorca Island: a discussion of coastal speleologenesis

COMAS RUBÍ, Francesca. Els orígens de la Inspecció provincial a les Balears, una mesura politicoeducativa del liberalisme moderat.

PONS, Guillem X. & GARCIAS, Mireia. Llorenç Garcias Font. Científic i promotor cultural.

RACOVITZA, Emile G. Typhlocirolana moraguesi N. G.N.SP. Isopode aquatique cavernicole des grottes du Drach (Baléares)

MORAGUES, Fernando. Moluscos de Mallorca (1886)
MORAGUES, Fernando. Coleópteros de Mallorca (1889)
MORAGUES, Fernando. Insectos de Mallorca

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...